Google+ Apotecarium: Más ideas caseras de limpieza

lunes, 26 de agosto de 2013

Más ideas caseras de limpieza

¡Hola! Hoy os traigo más truquitos e ideas para que la limpieza se nos convierta en una tarea más fácil y rápida. Espero que os gusten y os sirvan de ayuda.

Para abrillantar la plata. Limpia los objetos como lo sueles hacer habitualmente, después pon un trozo de papel de aluminio en el fondo de un recipiente grande. Añade una solución compuesta por un cuarto de taza de bicarbonato de sodio, unas cucharadas de sal y agua hirviendo. La reacción química hará que desaparezcan las manchas negras de tus objetos de plata.

Abrillantador de cobre. Revive el color y el brillo de tus utensilios de cobre con ketchup. Pon ketchup en un trapo y frótalo en sartenes y ollas. Después de cinco minutos, lávalas con agua tibia y sécalas con una toalla.

Limpiador para telas gruesas. Con una lima de uñas esmerilada raspa delicadamente las áreas que se han ensuciado en abrigos o zapatos y las manchas se irán.

Blanqueador natural de telas. Añade 1/4 o 1/2 de zumo de limón al agua con la que estás lavando la ropa y el color blanco volverán a brillar.

Funda contra los pelos de las mascotas. Coloca una alfombrilla de baño de ésas que tienen la parte inferior de goma en el asiento de tu coche cuando vayan a viajar en él tus mascotas. La zona de goma de hará que se sujete y cuando terminéis el trayecto, puedes guardar la alfombrilla en una bolsa para volverla a usar la la próxima vez, y así dejar tu coche libre de pelos y manchas.

Eliminador de pelos de mascotas. Ponte unos guantes de cocina y pasa las manos por sillones y sillas por las que dejaron sus rastros las mascotas. Los pelos se irán a la goma de los guantes. Después limpia los guantes bajo el grifo para que los pelos se vayan, teniendo la precaución de poner 1 ó 2 rejillas en el desagüe para que no se atasquen las tuberías.

Limpiador de tazas. Para quitar las manchas de té o café de las tazas frótalas con cáscara de naranja y un poquito de sal.

Blanqueador natural de telas. Añade 1/4 o 1/2 de zumo de limón al agua con la que estás lavando la ropa y el color blanco volverán a brillar.

Vidrios y espejos deslumbrantes. Para limpiarlos sin dejar restos utiliza papel de periódico junto a tu limpiador habitual. Además de ser muy económico, este papel deja menos residuos que otros, como el de cocina.

Secador de alfombrillas de bañeras y duchas. Ten una percha para pantalones en el cuarto de baño. Después de la ducha, cuelga la alfombra estirada en la percha, que puedes sujetar en la barra de la cortina. Así se mantendrá seca, sin olores y sin mohos.

Restos de huevo. Si se ha caído huevo en alguna superficie, pon sal y espera que actúe dos minutos antes de pasar un paño.

Para quitar la grasa incrustada de las manos. Frota tus manos con una mezcla de agua y azúcar y después te las lavas con agua y jabón.

Eliminador de cera. Si una vela se derritió sobre un mantel, pon unos cubos de hielo en una bolsa hermética y sitúala sobre la zona manchada durante unos 20 minutos. Una vez que la cera se haya congelado, quítala con la ayuda de una espátula.

Limpiador de tablas de cortar. Para limpiar los restos que quedan después de cortar en tablas de madera o plástico, corta un limón por la mitad, apriétalo sobre la superficie y después  frótalo. Déjalo actuar unos 20 minutos antes de lavar con agua.

Mayonesa para quitar adhesivos. Coloca una buena cantidad de mayonesa sobre los manchas de adhesivos y pegatinas imposibles de quitar en los vidrios y espejos. Después ayúdate con una espátula.

Brillo de uñas para evitar la herrumbre. Pinta la base de los objetos oxidados con barniz incoloro para evitar que queden marcadas sobre las superfícies las zonas de herrumbre.


0 comentarios:

Gracias por comentar