Google+ Apotecarium: Remedios contra la cochinilla algodonosa

sábado, 24 de agosto de 2013

Remedios contra la cochinilla algodonosa

Si vuestras plantas tienen cochinilla algodonosa, os cuento cómo eliminarla. La cochinilla algodonosa es uno de los insectos mas comunes en las plantas de interior. Son pequeños bichitos redondeados cubiertos por una pelusa blanca que les sirve de protección. Parasitan la planta alimentándose con su savia y llegando a causarla daños graves.
Resulta difícil de detectar porque se suelen instalar en las partes menos visibles de las plantas, como por ejemplo en la unión entre las hojas y el tallo o en el envés de las hojas. El primer signo de que la planta está colonizada por cochinillas es la aparición de unas pequeñas bolitas blancas con telillas en las hojas, cerca de los nervios. Cuando la plaga está ya muy avanzada, se las encuentra en grandes cantidades sobre los nuevos brotes. A veces no se detectan a simple vista porque están en las raíces, lo cual impide a la planta crecer con normalidad.

Es una plaga frecuente y típica de las plantas de interior si viven en ambientes secos. Una habitación, por muy bien ventilada que esté, nunca lo estará como al aire libre en una terraza o jardín. 

La sustancia algodonosa de color blanco que segrega esta plaga le sirve para ocultar bajo ella los huevos, lo que hace que la planta atacada se vuelva pegajosa y encima, proclive a desarrollar hongos.


Aunque la cochinilla algodonosa es sencilla de combatir, una vez que aparece se extiende con facilidad, por tanto habrá que aislar la planta de las demás para que no se contagien. 


Para eliminarla de la parte exterior de la planta podemos hacer lo siguiente:

  • Poner a cocer agua con varios puñados de orégano. Dejar enfriar, colar y pulverizar bien toda la planta sin olvidar el envés de las hojas e insistiendo en las uniones de las hojas con el tronco, pues ahí es donde más se esconden y donde ponen los huevos escondidos en esa especie de telita de araña. Estas pulverizaciones las repetiremos durante varios días para ir eliminando las cochinillas que vayan naciendo hasta que ya no veamos ninguna. Es un tratamiento un poco lento, pero no perjudica para nada a la planta afectada por la plaga. 
  • Otro remedio es eliminarlas una a una con un bastoncillos para oídos mojados en alcohol. Éste es el mejor tratamiento para plantas crasas, como los cactus y las echeverias. No hace falta aclarar porque el alcohol se evapora rápido, pero hay que tener mucho cuidado de que no le caiga al sustrato
  • La solución más rápida y eficaz es mezclar 15 ml. de aceite de parafina por litro de agua, mezclar muy bien y rociar a fondo con un pulverizador toda la planta. Pero deberemos aislar bien con plástico la tierra de la maceta para que no le caiga aceite porque no le va nada bien a las raíces. Este  aceite, que lo tienen en farmacias, se queda adherido al cuerpo del bichito, que muere al no poder respirar, porque resulta que respiran por la piel. Habrá que repetir este tratamiento cada 3 ó 4 días durante 3, 4 ó 5 veces para ir eliminando las nuevas larvillas, ya que los huevos no mueren. La planta, lo más seguro es que se os quede hecha un asco, con las hojas aceitosas, no podrá respirar bien y los nuevos brotes tendrán un aspecto dañado. Incluso habrá hojas que se caerán, así que para ir eliminando el aceite una vez que la planta ya está limpia de la plaga, lo mejor es limpiar las hojas una a una con un poquito de cerveza disuelta en agua. Si es una planta que tiene muchas hojas o no tenéis paciencia para limpiarlas una por una, podéis pulverizar bien la planta con agua o con agua y el poquito de cerveza durante varios días hasta que veáis que las hojas ya quedan limpias de aceite.
  • También se pueden eliminar limpiando con una esponja mojada en agua y jabón neutro (jabón Lagarto o jabón de Marsella) toda la planta y aclarando después, aislando la planta del sustrato con un plástico para que no le caiga jabón.
  • O si la planta está poco afectada, dejándola en el exterior si hay buena temperatura y pulverizando a fondo con agua varias veces al día durante varios días seguidos acaban desapareciendo porque las cochinillas algodonosas odian el agua y estar al aire libre.
Si la cochinilla está en la tierra y en las raíces, los métodos anteriores no sirven, hay que recurrir a insecticidas comerciales. Se recomienda regar las planta 2 ó 3 veces con el producto disuelto en agua en intervalos de 15 días para asegurarnos de que mueren también las larvas. No pulvericéis las plantas con ellos porque, además de que el olor es muy fuerte y tóxico son venenosos para las abejas y otros insectos beneficiosos. Y tampoco os paséis de la dosis indicada porque se podrían quemar las raíces. Podéis emplear cualquier insecticida que lleve como principio activo imidacloprid, piriproxifen o dimetoato.

0 comentarios:

Gracias por comentar