Google+ Apotecarium: Hojas limpias y brillantes

domingo, 25 de agosto de 2013

Hojas limpias y brillantes

Como las plantas absorben la humedad, la luz del sol, hacen la fotosíntesis y respiran a través de las hojas, es importante que las mantengamos limpias y sanas. A continuación os explico varias ideas para la higiene exterior de nuestras plantas y que éstas luzcan bien hermosas y relucientes.

Si el agua es caliza, se debe dejar reposar unas 24 horas o hervirla y dejar que se enfríe antes de usarla. Se le pueden añadir 2 ó 3 pocas gotas de vinagre para reducir la alcalinidad.


Después de limpiar las hojas con agua es conveniente secarlas con un paño suave para evitar la aparición de manchas blancas por la acumulación de cal, sobre todo en las zonas con agua caliza.

Las hojas vellosas  son muy delicadas y además retienen mucho polvo debido a su fina pelusilla. La mejor forma de quitárselo es pasarles una vez a la semana una brocha suave y seca, repasando bien las zonas donde se forma el tallo y la hoja. Este tipo de hojas no se deben mojar ni siquiera al regar.

En el caso de hojas pequeñas lo mejor es pulverizarlas con agua. Además de aumentar la humedad, se evitará la aparición de plagas. Si la planta es demasiado grande, es más práctico meterla en la bañera y rociarla con el agua templada de la ducha a baja presión.

Cuando las hojas dañadas están o en mal estado es importante eliminarlas cortando lo más cerca posible del tallo porque si se mantienen en la planta estimulan la aparición de plagas y restan vitalidad a las partes sanas.

Si hay flores marchitas debemos retirarlas en cuanto aparezcan los primeros síntomas de marchitamiento por el mismo motivo que las hojas dañadas. Eliminar también el tallo si quedan restos de flores que puedan favorecer la pudrición.

 La aparición de puntas marrones es debida a la falta de humedad y a las altas temperaturas, que secan los extremos de las hojas. Estos extremos se deben de cortar lo más cerca posible de la parte verde y sana de la hoja. Si la hoja está muy afectada, es mejor cortarla.

La mejor agua para el riego es el agua de lluvia a temperatura ambiente, pero sacar las plantas de interior bajo la lluvia puede ser más perjudicial que beneficioso si el agua está muy fría, contaminada o cae con tanta fuerza que pueda quebrar algún tallo.

Para limpiar y abrillantar las hojas grandes, la cerveza es un ingrediente estupendo. En un recipiente se echa medio vaso de cerveza sin alcohol por cada litro de agua templada, se humedece una esponja suave y se pasa por las hojas secándolas a continuación. Este tratamiento no deberemos repetirlo más de 1 vez al mes.

El vinagre es muy eficaz para quitar las manchas blancas producidas por el agua con exceso de cal. Para evitar este problema utilizaremos una mezcla de agua con un chorrito de vinagre.Pasar un paño o algodón humedecido en leche mezclada con agua proporciona brillo y forma una fina película protectora sobre las hojas. Igualmente, lo haremos 1 vez al mes.

La cáscara de los plátanos deja las hojas brillantes y las proporciona potasio. Pasamos la cáscara del plátano por la parte interior y después de unos minutos aclararemos con un paño humedecido en agua no muy fría.

Y por último, debemos procurar utilizar los abrillantadores con aceites siempre con mucha precaución, ya que su abuso termina por taponar los poros de las hojas impidiéndolas respirar.

0 comentarios:

Gracias por comentar