Google+ Apotecarium: Guirnalda de plantas crasas

viernes, 23 de agosto de 2013

Guirnalda de plantas crasas

Esta guirnalda de suculentas, idea de Pretty Prudent es fácil de hacer y queda muy bonita colgada en una puerta exterior o como centro de mesa. Las plantas se mantienen vivas todo el año gracias a que los esquejes han enraizado en el sustrato de musgo. 



Materiales:
- Un soporte metálico circular que va a ser el marco de la guirnalda.
- Musgo.
- Hilo de pescar.
- Horquillas del pelo de moño.
- Hormonas de enraizamiento (no son necesarias, pero ayudan a que las suculentas formen raíces más rápidamente).
- Esquejes de suculentas.


La forma más fácil de que muera una suculenta es proporcionarle demasiada agua, pero nosotros no tendremos ese problema gracias al gran drenaje del musgo que la corona que lleva como sustrato.

Procedimiento:
En primer lugar, vamos a cortar algunos esquejes de plantas suculentas.


Para recortar, sujetamos una rama o un tronco y cortamos. Incluso podemos obtener una nueva planta suculenta de un esqueje de hoja puesto sobre la tierra, pero eso nos va a llevar más tiempo para poder completar la guirnalda.


Los extremos de los tallos donde hemos cortado estarán húmedos, así que vamos a dejar secarlos sobre una superficie entre 2 y 7 días dependiendo del grado de humedad ambiental que haya. Esto no va a matar a la plantita, sino que la permitirá crecer de nuevo.


Para que sea más fácil plantar los esquejes en la corona, deberemos eliminar algunas de las hojas más cercanas  al extremo. Estas hojas podemos situarlas sobre la tierra para que se conviertan en nuevas plantas.


Cuando los extremos de los esquejes estén secos, es el momento de montar nuestra guirnalda.


Humedecemos el musgo en un recipiente durante 5 ó10 minutos hasta que esté completamente mojado.


A continuación vamos poner trozos de musgo húmedo para rellenar el soporte metálico de la guirnalda y vamos a usar el hilo de pescar para ir rodeando el musgo y que se sujete al soporte metálico. 


Al terminar nos debería quedar así:


Ahora vamos a ir haciendo agujeros en el musgo con un lápiz o algo puntiagudo y poniendo en cada uno de ellos un esqueje o dos tras sumergirlos en las hormonas de enraizamiento. Este último paso no es necesario porque los esquejes enraizaran, solo que les llevará más tiempo hacerlo.


Si el esqueje suculenta tiene un tallo corto, necesitaremos asegurarlo con las horquillas del pelo para moño. También se puede utilizar un trocito de alambre. Si quieres prescindir de sujetar los esquejes con horquillas o alambres, tendrás que dejar la guirnalda sin colgar, en posición horizontal, hasta que las raíces comiencen a crecer y se puedan sujetar al musgo, lo cual tardaría de 3 a 6 meses.



No plantes plantes los esquejes muy juntos en el musgo, déjales un poco de espacio para que puedan crecer. En un año, la guirnalda estará mucho más poblada de lo que está ahora, tenlo en cuenta. 


Cuando hayamos terminado de rellenarla con los esquejes, vamos a dejar que se seque un poco el musgo poniéndola sobre una superficie horizontal y después ya podremos colgarla o ponerla como centro de mesa.

Para que las plantas se mantengan vivas y sanas, pulverizaremos de vez en cuando con agua el musgo de la parte de detrás de la guirnalda o con agua y un poquito de abono en primavera y verano y procuraremos que reciban algo de sol. 

0 comentarios:

Gracias por comentar