Google+ Apotecarium: Cuida tus pies

lunes, 26 de agosto de 2013

Cuida tus pies

La llegada del buen tiempo nos permite airear y enseñar los pies, esa parte del cuerpo de la que nos olvidamos durante el invierno pero que tan importante es para nuestra salud. Y es que los pies constituyen un espejo en el que aparece reflejado todo nuestro organismo. Lo que suceda en el resto de partes y órganos internos del cuerpo queda escrito en las zonas reflejas de las plantas de los pies. Por tanto, tomar conciencia de la importancia de esta parte de nuestro cuerpo y cuidarlos como merecen repercutirá favorablemente en nuestra salud.

Soluciones naturales para cada problema

En verano los pies se ven amenazados por algunos inconvenientes propios del calor que conviene saber tratar adecuadamente. Te ofrecemos los remedios naturales más útiles para cada caso:


Sudoración: Para el exceso de sudoración una buena solución son los baños de agua con bicarbonato. Se pueden realizar una vez al día, preparándolos con una cucharada sopera por cada litro de agua. Este problema no afecta a todo el mundo por igual, ya que depende de la constitución y, especialmente, de las toxinas que se acumulan en el organismo. Las personas que comen mucha carne tienden a sudar más debido a que estos alimentos son más difíciles de metabolizar, lo que aumenta el calor interno. En este sentido, es conveniente seguir una dieta equilibrada y sana.

Pie de atleta: Es una infección por hongos que suele aparecer en las zonas calientes y húmedas de los espacios que hay entre los dedos. Según las correspondencias de la reflexología podal, los espacios interdigitales corresponden a las zonas reflejas de los vasos linfáticos de la cabeza y del cuello. Por eso, cualquier mal funcionamiento de esas zonas del cuerpo dificultará la eliminación de desechos, lo cual aumentará aún más el estado de intoxicación del organismo y la posibilidad de infecciones. Utilizar calzado abierto y ancho es una buena medida preventiva. En caso de infección es muy recomendable aplicar aceite del árbol del té, de gran poder calmante y desinfectante o tintura madre de propóleo, un producto que elaboran las abejas y que tiene propiedades antifúngicas.

Hongos: Si en las uñas te han aparecido manchas, han cambiado de grosor o coloración es muy posible que tengas un problema de hongos. Acude al podólogo  y aplica a diario durante mes y medio baños de agua con vinagre (una parte de vinagre y dos de agua caliente), aplicados a diario durante mes y medio para acabar con ellos.

Grietas en el talón: En esta época del año la piel acostumbra a deshidratarse, lo que favorece la aparición de grietas y pequeñas heridas que pueden llegar a ser dolorosas. Conseguiremos mejorar mucho la zona afectada aplicándonos 2 veces al día aceite de sésamo tibio, para que penetre mejor, con un ligero masaje hasta que las grietas desaparezcan. Debemos esperar mínimo media hora antes de ducharnos.

Rozaduras: Suelen aumentar en verano, ya que se camina más. Por eso debemos usar un calzado apropiado y acostumbrarnos a dar un paseo de media hora todos los días. Un buen remedio para aliviar el cansancio de los pies es ingerir árnica, bien en forma de gránulos homeopáticos o bien, en gotas de fitoterapia.

Durezas: No las debes manipular nunca con un instrumento cortante, sólo el podólogo, que utiliza material esterilizado y desechable porque el riesgo de infección es muy elevado, más que en otras zonas del cuerpo y además, en los pies las heridas se curan con dificultad. Especial cuidado deben tener las personas diabéticas, pues las complicaciones pueden ser muy graves. En casa sólo debemos usar piedra pómez o una lima para los pies, teniendo siempre cuidado de no eliminar nunca las durezas totalmente porque son una protección natural y si se quitan del todo, la piel quedará tan sensibilizada que andar dolería mucho hasta que se volviesen a formar. 

Cansancio: La mayoría de las veces se debe a la falta de entrenamiento causada por una vida excesivamente sedentaria y al sobrepeso. Los baños de agua fría, a ser posible en agua en movimiento (mar, ríos, lagos) más que en piscinas, ayudan a mejorar su tono vital. El calor baja la tensión arterial, lo que aumenta la sensación de cansancio. Una solución fácil y eficaz para subir la tensión es tomar  té verde con menta. El café no es aconsejable porque intoxica el hígado y eso incrementará aún más el estado de cansancio general. Tampoco conviene abusar de los helados y los zumos de frutas comerciales porque también reducen la tensión.


Hinchazón: Este inconveniente obedece a trastornos circulatorios o a retención de líquidos. Caminar o montar en bicicleta, así como reducir la sal en las comidas y la aplicación de crema de castaño de indias 2 veces al día mejorará este problema gracias a sus propiedades antiinflamatorias.


Debemos que tener especial cuidado con la higiene en las piscinas, playas, ríos o lagos y mantener los pies secos después del baño.
Además, no hay que caminar descalzo por las piscinas u otros lugares de riesgo por el aumento de probabilidades de sufrir cortes o infecciones.
El calzado muy cerrado o no transpirable aumenta la sudoración y la maceración persistente, facilitando infecciones por hongos y bacterias. Utiliza calzado cómodo y transpirable en excursiones y en caminatas largas para evitar rozaduras y ampollas. 
Caminar descalzo, lentamente, prestando atención a cada movimiento, a la forma de apoyarse, mejorará en gran medida, la salud de nuestros pies.

0 comentarios:

Gracias por comentar