Google+ Apotecarium: Claves de la base de maquillaje

viernes, 23 de agosto de 2013

Claves de la base de maquillaje

¡Hola!. Hoy os cuento las claves de la base de maquillaje porque no siempre es sencillo elegir la que que más nos conviene o la que mejor nos sienta entre la gran variedad de opciones que existen, así que, si en alguna ocasión os habéis equivocado al elegirla, tomad nota de estos consejos, que seguro os ayudarán la próxima vez.

Antes de aplicarla: Es fundamental que tengáis la piel bien limpia e hidratada.

Los errores más comunes: 

El exceso de fondo de maquillaje, la diferencia de color entre la cara y el cuello, demasiados brillos y un efecto demasiado artificial son los más frecuentes.

TRUCO: Aplicad un tono un pelín más oscuro en pómulos, ojos y labios para conseguir volumen.

La cantidad justa de maquillaje se consigue retirando el exceso del mismo con una servilleta de papel humedecida ligeramente antes de aplicar los polvos para matizar.

Una estructura ósea muy marcada o angulosa endurece el rostro. En este caso es mejor aplicar un solo color de maquillaje.

En cambio, los rasgos demasiado planos se corrigen utilizando distintos tonos que den más volumen. Así se verá un maquillaje más natural, ya que después no deberéis trabajar tanto los  pómulos, ojos y boca.

CONSEJO: Procurad no mezclar texturas y, como mucho 2 colores, ya que se necesita tener muy buen ojo y paciencia para no cometer errores y así evitaréis un efecto demasiado artificial o recargado.

¿Qué base elegir según nuestro tipo de piel? 

SECA: Se aconsejan los fondos de maquillaje semi-mates, con bastante porcentaje de agua en su composición para equilibrar la sequedad.

CONSEJO Mezclad 3 ó 4 gotas de aceite de rosa mosqueta o aceite de almendras con la base y agita bien. El resultado será una piel muy satinada e hidratada.

GRASA O MIXTA: Os conviene utilizar fondos mates y libres de aceites.

TRUCO: Antes de aplicar la base refrescad vuestra cara con un algodón mojado en unas gotas de tónico que os ayudará a retirar el exceso de crema hidratante y a cerrar los poros.

¿Cuál es la mejor textura? 

CREMAS HIDRATANTES CON COLOR: Son ideales para el día, así como para adolescentes porque dejan la piel muy fresca, y para mujeres a partir de los 50 porque reducen visiblemente las arrugas.

LIGERAS Y FLUÍDAS: Recomendables para las pieles mates porque consiguen un acabado más satinado y cubren imperfecciones. Son perfectas para sesiones fotográficas.

EN BARRA: Adecuadas para ocultar imperfecciones porque consiguen una mayor cobertura.

CONSEJO: Se deben aplicar con moderación y en pieles secas o deshidratadas.

¿Qué tono elegir?

No olvidemos que debe de ser siempre lo más parecido posible a nuestro color de piel. A veces escogemos uno más oscuro para vernos algo más morenas, pero la base al cabo de las horas queda a manchas. Sin embargo, este efecto pasa desapercibido si es del mismo color de nuestra piel.

CONSEJO: La única manera de asegurarse cómo va a quedarnos una base es probándola, pero no en la cara interna de la muñeca, donde la piel es más clara, sino en la zona de la mandíbula, dejarla unos minutos y comprobar cómo nos queda junto a una ventana y bajo luz artificial.

¿Cuál elegir según la época del año? 

OTOÑO E INVIERNO: El tono de la piel se aclara, por tanto es mejor utilizar tonos más claros.

CONSEJO: Si os decidís por el porcelana o el marfil conseguiréis un look más natural porque contienen pigmentos amarillos. Si buscáis un aspecto saludable, elegid tonos rosados.

PRIMAVERA Y VERANO: Los tonos deben variar hacia anaranjados, rosados y terracotas. Es recomendable alternar la base de maquillaje con cremas hidratantes coloreadas para compensar la pérdida de agua debida al sol y al calor.

¿Y según el momento del día? 

POR EL DÍA: El aspecto de la piel debe ser lo más natural posible. Es conveniente utilizar un maquillaje ligero y polvos con moderación para matizar.

CONSEJO: Si os aplicáis polvos porque tenéis la piel muy grasa, deben ser translúcidos y de textura muy fina para que no terminen formándose pegotes.

POR LA NOCHE: Podéis elegir bases más untuosas y cubrientes.

TRUCO: Para la noche es mejor utilizar maquillajes semi-mates o mates. Así apenas tendréis que recurrir a los polvos y las líneas del rictus de la nariz y las pequeñas arrugas del contorno de ojos se disimularán.

¿Cómo aplicar la base? 

PARA QUE DURE MÁS empezad con una pequeña cantidad de crema hidratante. Extendedla bien mediante un ligero masaje para que se funda con la piel. A continuación aplicad una pequeña cantidad en la nariz, debajo de los ojos y sobre el hueso del pómulo, extendiéndola hacia los lados del rostro. De este modo cubrís la zona menos uniforme de la cara. No la uséis para cubrir manchas o rojeces, que para eso están los correctores.

TRUCO: Utilizad los dedos para dar unos ligeros toques y fundir la base perfectamente con la piel.

¿Cómo conservar la base de maquillaje? 

UNA BASE SUELE DURAR DOS AÑOS Para evitar que caduque antes de tiempo, no la tengáis a la luz, cerradla herméticamente después de cada uso y limpiad a menudo la esponjilla aplicadora para que no retenga maquillaje reseco o rancio ni bacterias que puedan contaminar el producto.

0 comentarios:

Gracias por comentar