Google+ Apotecarium: Roscón de Reyes fácil

miércoles, 12 de febrero de 2014

Roscón de Reyes fácil

Esta receta es más fácil y relativamente rápida que otras, aunque, al no hacerlo con masa madre no ‘sube’ tanto, aunque sube más si utilizamos levadura de panadería fresca en vez de seca.
Si lo hacemos con aceite de oliva en lugar de mantequilla, tiene que ser un aceite de sabor muy suave para que no tenga un sabor extraño.
Lo mejor es preparar la bola de masa la noche anterior y dejar que suba toda la noche, así, al día siguiente, solo hay que esperar 1 hora para la segunda fermentacion antes de hornearlo.
Los roscones caseros se ponen duros antes, así que lo mejor es comerlo rápidamente tras prepararlo. El roscón que quede se puede cortar en trozos individuales y envolverlos en papel de aluminio. Si hacemos el roscón el día antes de comerlo, envolverlo entero en papel de aluminio cuando esté frío.

Ingredientes para un roscón de tamaño mediano

Para la masa:
- 350 grs de harina
- 30 grs de levadura de panadería fresca ó 12 gramos de levadura de panadería seca. Tiene que ser levadura de panadero; la levadura quimica hace que la masa suba solo en el horno, asi que no sirve para el roscon.
- 125 grs de azúcar
- 75 grs de mantequilla sin sal bien batida o aceite de oliva muy suave
- 1 huevo entero y 1 yema
- 125 ml de leche entera
- 1 cucharada de ron
- 1 naranja
- 1 ó 2 cucharadas de agua de azahar

Para decorar:
- 50 grs de azucar
- 50 grs de frutas escarchadas cortadas en lonchas
- 100 grs de piel de naranja y limón confitadas
- 25 grs de almendras tostadas fileteadas

Calentamos la leche en el microondas unos segundos hasta que esté templada y disolvemos en ella la levadura con los dedos.
Lo dejamos aparte, unos 15 minutos, para que la levadura empiece a actuar.
En otro bol grande mezclamos la harina, dejando aparte 3 cucharadas soperas que utilizaremos luego para amasar, con los 125 gramos de azúcar y la ralladura de naranja.
Una vez pasados los 15 minutos, le añadimos la leche con la levadura y mezclamos bien.
Después de haber incorporado toda la harina y tenerla bien mezclada, añadimos la mantequilla o el aceite, la yema batida, el ron y el agua de azahar. También le podemos poner 2 cucharadas de zumo de naranja.
Seguimos mezclando y quedará una masa muy pegajosa.
Espolvoreamos la mesa o la encimera con la harina que habíamos guardado y amasamos durante 5 minutos o hasta que se deje de pegar a la superficie (aun así, debe estar pegajosa o pringosa).
Ponemos la bola de masa en el bol grande y tapamos con film transparente.
Ahora hay que esperar a que suba, que tardará de 3 a 4 horas, algo menos si la habitación está caliente. Transcurrido este tiempo, volvemos a amasar un poco para sacar el aire de más y damos forma al roscón. Lo más sencillo es meter los dedos por el centro e ir haciendo grande el agujero hasta que consigamos la forma deseada.
Cubrimos una bandeja de horno con papel de hornear y ponemos el roscon con cuidado sobre el papel.
Si vamos a poner sorpresa, la ponemos ahora. Tiene que ser pequeña e ir envuelta en varias capas de film transparente. Lo más sencillo es hacer un agujero al roscón por arriba, meter la sorpresa y volver a cerrar, aunque queda mejor si la ponemos por debajo, levantando un poquito el roscón e introduciéndola con cuidado.
Volvemos a tapar con film transparente y lo dejamos reposar 1 hora más o menos, hasta que vuelva a subir un poco. Ahora batimos el huevo, le añadimos 2 ó 3 cucharadas de leche y pintamos bien el roscón con un pincel de silicona.
A continuación decoramos con las cerezas, las pieles de naranja y limón confitadas o las rodajas de frutas escarchadas y las almendras fileteadas.
En un bol pequeño ponemos las 3 cucharadas de azúcar y salpicamos con un poco de zumo de naranja, hasta que se formen montoncitos de azúcar húmedo.
Espolvoreamos el roscón con este azúcar.
Lo metemos en el horno, previamente calentado 10 minutos a 160º C entre 35 y 45 minutos, hasta que tenga color tostado.


0 comentarios:

Gracias por comentar