Google+ Apotecarium: Aceites esenciales, sus propiedades y usos

miércoles, 19 de febrero de 2014

Aceites esenciales, sus propiedades y usos

Abedul: Propiedades diuréticas. Útil en las enfermedades de la piel.

Abeto: Propiedades expectorantes. Efectivo en catarros bronquiales, pulmonares.

Ajedrea: Estimulante, tónico, antiséptico, antimicrobiano y expectorante. Favorece los procesos digestivos.

Albahaca: Su acción refrescante y tónica beneficia a las pieles flácidas. Ayuda a controlar el acné. Es un buen tónico para el corazón y el sistema nervioso. Muy eficaz contra jaquecas y las migrañas. Ejerce una acción beneficiosa en las vías respiratorias. Desinfectante, antiinflamatorio y antibacteriano. Vigorizante y revitalizante.

Alcanfor: Tiene propiedades antiinflamatorias, es antiséptico, carminativo, diurético, insecticida, laxante, febrífugo y estimulante. Se utiliza en tratamientos contra el acné, dolores musculares, esguinces, reumatismo, resfriados, fiebre, bronquitis y enfermedades infecciosas. En tratamientos cosméticos el aceite esencial de alcanfor se utiliza en cremas y geles para masajes de piernas y pies cansados por su efecto refrescante y calmante. También se utiliza en la elaboración de champús para cabello graso porque regula la secreción de grasa.

Anís: Calmante de los dolores digestivos. Calorífico y estimulante. Beneficioso en problemas respiratorios. Tiene un efecto antiséptico, antiespasmódico, carminativo, diurético, expectorante, estimulante y estomacal.

Árbol de Té: Tiene efectos antiinfecciosos, antisépticos, bactericidas, antivirales, fungicidas y antiparasitarios muy potentes  gracias al terpineol. Inmunoestimulante, antiinflamatorio, balsámico, cicatrizante, sudorífico, balsámico, expectorante, estimulante del sistema inmunitario. Este aceite esencial se puede utilizar en picaduras de insectos, forúnculos infectados, ampollas, herpes, quemaduras, cortes u otras heridas poniendo una gota en el lugar afectado, aunque escuece mucho. Es muy apreciado en cosmética y belleza ya que, gracias a sus efectos calmantes y cicatrizantes deja la piel regenerada incluso después de lesiones importantes.

Árnica: Anticongestivo, desinflamante, favorece la circulación sanguínea, muy útil para golpes, contusiones, derrames bajo la piel y esguinces. Retardador del crecimiento del vello.

Azahar: Actúa estimulando la eliminación de células muertas y el desarrollo de las nuevas. Al inhalarlo calma la tensión nerviosa y favorece la calma y el sueño. Antidepresivo, desodorante, rejuvenece la piel. Muy indicado para pieles sensibles y con couperosis.

Basílico: Acción tonificante. Efecto digestivo y carminativo. Afrodisíaco.

Benjuí: Expectorante. Equilibrante del sistema nervioso. Es eficaz en pieles agrietadas y secas, devolviendoles su elasticidad. Inhalándalo calma el sistema nervioso. Beneficioso en los estados de tristeza, soledad y depresión. Mediante masajes activa el corazón y la circulación. Tambien ayuda en problemas urinarios como la cistitis cuando damos un masaje en la zona de la pelvis.

Bergamota: Eficaz en las infecciones bucales, de la piel y de las vías respiratorias y urinarias. Propiedades antisépticas, cicatrizantes y muy útil para combatir herpes, eczemas y psoriasis. Es un aceite muy efectivo como antiespasmódico, tónico y estimulante digestivo, calmante y antiséptico. Es sumamente efectivo en baños de inmersión y rociado en una habitación o ambiente de trabajo. Inhalándolo, la combinación de sus efectos calmantes y fortalecedores alivian la ira y la frustracion porque disminuye la acción del sistema nervioso simpático y resulta eficaz como antidepresivo. Aplicandolo en la piel regenera las células cutáneas y está indicado para heridas, úlceras varicosas, prurito vaginal, psoriasis, sarna, herpes e infecciones de las vías urinarias masajeando en la zona de la pelvis. Mejora las condiciones de las pieles grasas por su acción  antisepticas y curativas. Su agradable fragancia cítrica es muy utilizada en preparaciones cosméticas.

Cajeput: Propiedades antisépticas contra las infecciones respiratorias. Es expectorante, antibacteriano, descongestionante venoso, balsámico, y antiinflamatorio. Está indicado para pieles grasas y granos. Para preparar una mascarilla para pieles grasas, añadir a una base de arcilla cinco gotas de aceite esencial de Cajeput. También se utiliza en la elaboración de jabones como agente fragante y refrescante, pues su fragancia es muy refinada y aromática.

Caléndula: Es el aceite esencial que mejores resultados presenta en el tratamiento de pieles sensibles, atópicas, con psoriasis, eczemas y para el tratamiento de dermatitis por su gran poder antiinflamatorio al ser inhibidor de las prostaglandinas, responsables de las inflamaciones cutáneas, calmando los picores y favoreciendo la cicatrización. Mejora la circulación cutánea, es desintoxicante, hidrata y da elasticidad a la piel. Está indicado en verrugas porque ayuda a su desaparición; úlceras, ya que ayuda a la formación de tejido sano; acné: desinflama la piel y evita los brotes; quemaduras, sobre todo las producidas por el sol; picaduras de insectos y medusas. Se puede preparar en oleato dejando reposar flores secas de caléndula en aceite de almendras o de oliva conservándolo en un frasco de cristal durante 40 días.

Canela: Antiséptico, antimicrobiano, antiparasitario, astringente, estimulante, antidiarréico, carminativo, digestivo y afrodisíaco. Muy ed¡fectivo contra picaduras de insectos.

Cardamomo: Refrescante y estimulante. Su principal acción se dirige al sistema digestivo. Estimulante y vigorizante de la mente.

Cedro: Acción relajante, astringente y antiséptica. Tónico y estimulante. Calmante, armonizante, tónico respiratorio. Se usa como complemento para el tratamiento de la caída del cabello y la caspa. Purifica el aire y facilita la respiración al ser mucolítico, por lo que es una excelente ayuda en casos de catarros y resfriados. Usado en cosmética resulta un magnífico astringente y antiséptico en mascarillas purificantes para pieles grasas o acnéicas, jabones y champús anticaspa. El aceite esencial de cedro es muy utilizado en productos cosméticos para hombres, sobre todo en lociones after shave, ya que tiene un aroma muy masculino.

Ciprés: Revitalizante, relajante y refrescante. Astringente, antiespasmódico y vasoconstrictor. Muy adecuado para el cuidado de la piel y el cabello porque estimula la circulación y regula la secreción sebácea. Se puede añadir en cremas para el tratamiento de la celulitis. Es muy astringente, por lo que se utiliza en pieles normales, mixtas y grasas. En baños templados o aceites de masaje, estimula y reanima los músculos doloridos y cansados después del ejercicio, por lo que resulta un excelente tónico muscular. Combate la sudoración excesiva, especialmente de los pies, y es utilizado como desodorante. Coadyuvante en problemas respiratorios, asma, tos seca, sinusitis, irritación de garganta y afonía, también  limpia los pulmones. Es antiespasmódico y antiséptico, refrescante y balsámico. En aromaterapia combate la tristeza, la indecisión, la depresión, el enfado, los miedos y las frustraciones. Asimismo se puede utilizar en compresas contra las varices y capilares rotos mezclándolo con aceites esenciales de geranio y lavanda diluido en un aceite base.

Citronela: Tónico, estimulante, antiespasmódico, bactericida, antiséptico, fungicida, diurético, insecticida, etc. Resulta muy beneficioso para las pieles grasas y muy útil como repelente de insectos, así como para tratar gripes, resfriados e infecciones. Su aroma a limón con notas amaderadas es muy apreciado en cosmética.

Clavo: Estimulante, sedante, antiséptico y calorífico, antibacteriano, antifúngico, antiinflamatorio, cicatrizante y analgésico. Sirve para combatir los dolores dentales. Si se utiiliza como condimento, combate la flatulencia, los dolores gástricos y abdominales. Ayuda a  aliviar dolor muscular.

Enebro: Propiedades astringentes, antisépticas, desintoxicantes, tónico, anticelulítico y reductor. Muy utilizado en preparaciones postdepilatorias y como aftershave, en tratamientos antiacné y anticelulíticos. Tiene un aroma fresco y balsámico.Calmante y vaso conductor. Elimina el exceso de agua y grasa en los tejidos. Refrescante. Antiséptico de las vías respiratorias. Acción diurética y depurativa. Desintoxicante. Restaura el equilibrio psíquico. Ideal para baños y masajes para la celulitis.

Espliego: Refrescante y relajante. Es un buen antiespasmódico, carminativo y estomacal. Antiséptico y cicatrizante. Eficaz contra las picaduras de insectos.

Eucalipto: Balsámico, desodorante, estimula y reanima. Febrífugo, ayuda a reducir la temperatura corporal. Antiséptico, analgésico, expectorante, antiespasmódico, antimicrobiano, cicatrizante. Su empleo está indicado en catarros, gripes, infecciones de la garganta, herpes, sinusitos, reumatismo, neuralgias y úlceras de la piel. Como cosmético se usa principalmente en pieles grasas y con acné, para mejorar la circulación de las uñas y cutículas y como estimulante del cuero cabelludo.

Gaulteria o Wintergreen: De aroma alcanforado, se utiliza, además de en tratamientos de aromaterapia, como saborizante y en la elaboración de productos de higiene dental. Se recomienda especialmente para deportistas porque alivia los dolores musculares, calambres y contracturas. En combinación con otros aceites esenciales puede ayudar a tratar la celulitis. Es antiinflamatorio, antiespasmódico y antiálgico.

Geranio: Refrescante, relajante. Magnífico reafirmante muscular. Tónico, hemostático, antidiabético, cicatrizante, analgésico, repelente de insectos, diurético, antidepresivo, estimulante de la corteza suprarrenal, equilibrante hormonal, desinfectante y cicatrizante. En cosmética es muy empleado por su acción purificante, refrescante y astringente. Sus componentes suaves permiten aplicarlo en el rostro como limpiador, astringente, tónico, y para la prevención y tratamiento de arrugas. Se usa en problemas de dermatitis, aftas, quemaduras, diabetes, eczema seco, cálculos renales, herpes, cuidados de la piel, úlceras de la garganta, repelente de insectos, perfumes, cremas, jabones, baños y masajes. Añadido a cremas es un buen equilibrador en casos de acné, pieles secas y maduras. También ayuda a combatir la celulitis.

Hierbabuena: Es muy eficaz en trastornos digestivos e infecciones respiratorias. Asimismo, resulta muy efectivo para abrir los poros, tonificar la piel y combatir el acné. La mezcla de unas gotas de aceite esencial de hierbabuena con aceite de oliva es un magnífico bálsamo para curar las quemaduras.

Hinojo: Aceite antitóxico y depurativo. Carminativo, digestivo y diurético, tónico del hígado, los riñones y el bazo . Reduce la inflamación de las bolsas de ojos. Se utiliza con frecuencia en tratamientos del cuidado de la piel para tonificar los tejidos cutáneos hinchados o fláccidos, por lo que es uno de los mejores aceites para el tratamiento de la celulitis a nivel local. Además, tiene poder hidratante, diurético y reductor. Estimula la producción de estrógenos, necesarios para el mantenimiento del tono muscular y la elasticidad de la piel, por lo que sirve para retrasar algunos de los efectos degenerativos del envejecimiento.

Hisopo: Es principalmente estimulante, pero también tiene efecto regulador y astringente. Produce una sensación relajante.

Incienso: Muy beneficioso en bronquitis y asma. Es muy utilizado en aromaterapia por sus propiedades sedantes. Previene las estrías. Es un potente cicatrizante para heridas, úlceras y hemorragias ya que renueva la piel. Gracias a su poder tonificante es especialmente útil en pieles con acné o envejecidas, ya que previene la aparición de arrugas. Es muy utilizado en cosmética y perfumería ya que actúa como antiséptico, astringente y equilibrador.

Jazmín: Actúa principalmente a nivel emocional. Sedante nervioso y antidepresivo. Afrodisíaco que calienta y relaja el organismo. . Ideal para el cuidado de la piel, en especial las pieles secas. Propiedades sensuales.

Jengibre: Proporciona calor y es digestivo. Lavanda: Calmante, sosegante y equilibrador. Propiedades analgésicas, antisépticas y antibióticas. Excelente regenerador celular de los tejidos.

Lavanda: Tiene efectos equilibrantes, cicatrizantes, tonificantes y calmantes. Es antidepresivo y estimulante de las defensas del organismo. Por su acción antiséptica y regenerante es apropiado para todo tipo de pieles, desde las juveniles, grasas, impuras o con acné hasta las secas, maduras o con problemas específicos. También es repelente de insectos Puede añadirse a todo tipo de preparados cosméticos y es muy apreciado por su agradable, fresca y elegante fragancia.

Laurel: Antiséptico, bactericida, digestivo, antirreumático, diurético, fungicida, sedante, estomacal y emenagogo. El aceite esencial de laurel relaja las inflamaciones y reduce las cicatrices. Es un buen tónico para el cabello y el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento capilar y contribuye junto con el aceite esencial de romero a la desaparición de la caspa. Es muy conocido por sus potentes efectos sobre el sistema nervioso. Sus propiedades antiespasmódicas y analgésicas le confieren un leve efecto narcótico. Junto a sus propiedades sedantes, se usa para combatir la depresión y ansiedad. Es uno de los ingredientes principales en la elaboración del jabón de Alepo.

Lavandín: Es una planta híbrida del espliego y la lavanda. Calmante, sedante, descontracturante muscular.

Lemongrass: Gran poder tonificante y estimulante sobre todo el organismo. Analgésico, antidepresivo, antimicrobiano, antipirético, antioxidante, astringente, bactericida, desodorante, fungicida, tónico nervioso, sedante, insecticida, antiséptico y refrescante.

Lima: De características similares al aceite de limón, tiene efectos antirreumáticos, antisépticos, antivíricos, bactericidas, febrífugos, reconstituyentes y tónicos. Produce unos resultados excelentes en el tratamiento del acné, forúnculos, sabañones, callos, cortes, piel grasa, herpes, úlceras bucales, picaduras de insectos, granos, varices y verrugas.

Limón: Antiséptico, astringente y tónico. Activa la circulación sanguínea y linfática. Estimulante del sistema linfático. Astringente. Antiácido, antiséptico y aclarante de la piel. Añadido al agua del baño estimula la circulación y reanima los sentidos. Actúa como vitalizante y se puede añadir a tónicos cutáneos, cremas anticelulitis, lociones para pieles mixtas o grasas, cremas de manos para fortalecer las uñas quebradizas, champús para cabellos grasos y jabones artesanales. En perfumería el aceite de limón es un componente fundamental del agua de colonia. Es muy efectivo para la detención de hemorragias, como repelente de insectos y contra la gripe y resfriados. Calma la tos inhalando 3 gotas en agua hirviendo.

Litsea Cubeba: Efecto digestivo, antiséptico, desinfectante, insecticida, estomacal y sedante. Es apropiado para el tratamiento contra el acné, granos, transpiración excesiva y piel grasa. Su aroma recuerda las fragancias para bebés.

Mandarina: Efecto tónico y estimulante sobre el estómago y el hígado. Regenerador celular. Mejora la circulación sanguínea por lo que resulta un buen ingrediente para aceites y lociones corporales. Resulta muy efectivo en casos de insomnio y tensión nerviosa. Al igual que los demás aceites cítricos, no se debe aplicar antes de la exposición al sol o antes de someterse a una sesión de sol artificial.

Manzanilla: Refrescante y relajante. Hidratante. Analgésico, cicatrizante y antiséptico. Relajante, efectos calmantes sobre la mente y el cuerpo. Se aplica para dolores e inflamaciones y para los estados de enojo y humor colérico. Ideal para proteger pieles secas. Reparador del sueño.

Mejorana: Relajante y fortalecedor. Efecto reconfortante y analgésico.

Melisa: Acción tónica sobre el corazón y el sistema nervioso. Sedante, calmante y antidepresivo.

Menta Piperita: Propiedades digestivas, acción antiespasmódica. Efectos analgésicos, sedantes y refrescantes. Antiséptico y antiinflamatorio de la piel. Analgésico, antimicrobiano, antiinflamatorio, antiprurítico, antiviral, astringente, expectorante, febrífugo y como tónico nervioso. Es antiséptico y resulta muy útil para tratar heridas, dermatitis, tiña, sarna y acné. Por su alto contenido en mentol, el aceite esencial de menta sirve para refrescar la piel y es efectiva en productos cutáneos vigorizantes, como las lociones para los pies y las cremas para después del sol. Se puede añadir al baño para tonificar y estimular la piel. Posee efectos calmantes para las piernas cansadas e hinchadas.

Mirra: Estimulante y fortalecedor. Su principal zona de acción reside en el sistema pulmonar. Efecto refrescante sobre la piel. Antiinflamatorio, antimicrobiano, antiséptico, balsámico, cicatrizante, fungicida, revitalizante y tónico. Está especialmente indicado para las heridas, eccemas y arrugas ya que revitaliza la piel madura. Excelente contra las enfermedades de las encías y la boca en general.


Naranja: Efecto relajante, calmante y antidepresivo. De aroma cálido y rotundo produce una sensación de jovialidad. Antiinflamatorio, antiséptico, bactericida, digestivo, fungicida, hipotensor, estimulante digestivo, y linfático, estomacal y tónico. También resulta efectivo contra la celulitis.

Neroli: Antidepresivo, antiséptico y afrodisíaco. Útil en caso de estados de ansiedad y paranoia.

Nialui: Antiséptico. Estimulante de los tejidos, contribuye a su regeneración. Despeja la mente y facilita la concentración. Incrementa la producción de glóbulos blancos y la actividad de los anticuerpos.

Nuez Moscada: Efecto analgésico, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, carminativo, digestivo, emenagogo, estimulante de las secreciones gástricas, larvicida, estimulante y tónico. Como uso externo, el aceite se utiliza para tratar los dolores reumáticos y, al igual que el aceite de clavo. Se puede aplicar como tratamiento de urgencia para calmar los dolores de muelas.

Orégano: Efectivo contra los dolores de las menstruación. Antiséptico, sedante, calorífico y muy beneficioso para problemas de las vías urinarias.

Palmarosa: Tiene aroma a rosas frescas. En cosmética se usa por su poder regenerador e hidratante, vigorizando la piel madura y con arrugas. Es un aceite antiséptico, bactericida, astringente, cicatrizante, estimulante de la circulación y un tónico.

Palo de Rosa: Desodorante, antiinfeccioso, bactericida, antifúngico, antiviral,  tónico muscular y estimulante. Maravilloso regenerador ceular de la piel. Calmante y relajante. En aromaterapia alivia la tensión, calma dolores de cabeza y es antidepresivo, liberando energías negativas del cuerpo y de la mente. Unas gotas añadidas a un aceite de almendras o de germen de trigo ayuda a eliminar arrugas, marcas y cicatrices.

Patchouli: Efecto sedante o estimulante dependiendo de la dosis. Propiedades astringentes. Bactericida suave, favorece la formación del tejido cicatrizal. Afrodisíaco.

Petitgrain: Aceite neutro, ni sedante ni estimulante. Refrescante, propiedades desodorantes. Efecto antiséptico, antiespasmódico, desodorante, digestivo, tónico nervioso, estimulante digestivo y nervioso y estomacal. Ayuda a mejorar la digestión poniendo un par de gotas en bebidas o dulces, ya que reduce las flatulencias y espasmos. El aceite esencial de petitgrain es ideal para crear un ambiente fresco y limpio, en sitios frecuentados por muchas personas. Es antidepresivo, ejerce un efecto muy sutil y positivo sobre los sentimientos en casos de tristeza. En caso de insomnio, alternándolo con lavanda o neroli, depositar una gota sobre la almohada. Tiene gran valor como tónico y depurativo en preparados cosméticos.

Pino: Alivia el dolor muscular. Balsámico, expectorante y antiséptico pulmonar muy potente. Amplio espectro de acción como antibacteriano, antifúngico, antiséptico, antiviral, desodorante. Se utiliza también para dolores musculares, catarros, asma, etc. En aromaterapia también es muy común porque su aroma despierta los sentidos. Refrescante y estimulante, es uno de los aceites más usados para preparaciones cosméticas masculinas. Es muy inflamable e irritante para los ojos.

Pomelo: Posee virtudes suavizantes, astringentes, antisépticas, antiinflamatorias y relajantes. Es rico en vitaminas A, C y Potasio. El aceite esencial de pomelo es un potente antioxidante natural, se utiliza en el tratamiento de acné por su suave efecto exfoliante.

Romero: Efecto analgésico, antimicrobiano, antioxidante, antirreumático, antiséptico, antiespasmódico, afrodisíaco, astringente, carminativo, cicatrizante, digestivo, diurético, fungicida, hepático, hipertensor, tónico nervioso, parasiticida, reconstituyente, estomacal, sudorífico, tónico y vigorizante. Este aceite resulta muy eficaz para las varices, la caspa, dermatitis, acné, eczema y cabello graso. Estimula el crecimiento del cabello, regula la seborrea y es excelente contra los piojos, la sarna y como repelente de insectos.

Rosas (Damascena, Centifolia, Gallica, Canina): Antidepresiva, afrodisíaca, depurativa y sedante. Se usa en casos de depresión, insomnio, náuseas, vómitos, trastornos oculares y cuidado de la piel, ya que es purificante, calmante, tonificante, regenerante, antiinflamatoria, hidratante y cicatrizante.

Salvia: Relajante, calma los nervios. Termizante y antiespasmódico. El aceite esencial de salvia es muy usado en cosmética gracias a su acción antiinflamatoria y calmante, siendo muy útil en casos de inflamación de la piel. Indicado para pieles muy secas y maduras. Además regula las transpiraciones excesivas, favorece el crecimiento del cabello y ayuda a controlar el exceso de grasa y caspa añadiendo unas gotas en el acondicionador o como ingrediente en lociones capilares.

Sándalo: Presenta propiedades antidepresivas, analgésicas, antiinflamatorias, antisépticas y bactericidas. Expectorante y antiespasmódico. Excelente para pieles secas. Es astringente, emoliente, tónico, hidratante, descongestionante, rejuvenecedor de la piel y su aroma es afrodisíaco. Emoliente, tónico y sedante. Tiene un aroma dulce, balsámico, cálido y aterciopelado.

Sasafrás: Analgésico, antirreumático, anti inflamatorio, depurativo, carminativo. Estimulante general, sudorífico y diurético.

Tilo: Tónico estimulante, diurético, antiespasmódico y expectorante.

Tomillo: Antiséptico. Estimulante digestivo. Desinfectante pulmonar. Estimula la producción de glóbulos blanco. Reanima y fortalece. Está indicado como ingrediente en preparaciones para el tratamiento de dolores musculares y articulares. Tradicionalmente se ha utilizado para curar heridas de gravedad, contra el asma inhalando su vapor en infusión y para la disnea. Puede ser tóxico si no se emplea de la forma correcta.

Vetiver: Aceite muy refrescante y profundamente relajante, revitalizante, nutritivo e hidratante para pieles secas, deshidratadas o irritadas. Es un excelente aceite regenerativo antiarrugas y antiestrías. Muy apreciado en cosmética como perfumes y desodorante por su aroma duradero.

Violeta: Reduce los dolores. Descongestiona la piel. Ayuda a conciliar el sueño. Balsámico, es efectivo para provocar la expectoración en trastornos de las vías respiratorias y favorece la cicatrización de heridas y contusiones.

Ylang-Ylang: Antidepresivo, afrodisíaco y sedante. Efecto calmante y relajante. Acción equilibrante de la grasa de la piel. Armonizador, antidepresivo, antiséptico, eufórico, sedante, afrodisíaco, hipotensivo y tonificante . Estimula la producción de adrenalina. Tonifica el corazón. Aplaca los estados de ánimo negativos como la irritación y la ansiedad. Para casos de insomnio poner una gota de aceite en la almohada. Es adecuado para pieles secas o maduras.

Zanahoria: Acción tónica. Restaura el tono y la elasticidad de la piel. Ayuda a reducir arrugas.


La mayoría de los aceites esenciales no se deben aplicar directamente sobre la piel ni ser ingeridos. 

Se usan habitualmente en aromaterapia, baños, jabones, maajes, cataplasmas, bálsamos, cremas, etc., disueltos en aceites portadores o aceites base y en muy poca cantidad. 

Las mujeres embarazadas no deben utilizarlos los 3 primeros meses del embarazo ni se deben emplear en niños menores de 2 años. 

Los aceites esenciales de cítricos y el de rosa mosqueta no se deben aplicar antes de la exposición al sol o antes de someterse a una sesión de rayos UVA.

0 comentarios:

Gracias por comentar