Google+ Apotecarium: El betacaróteno rejuvenece y sana

lunes, 4 de noviembre de 2013

El betacaróteno rejuvenece y sana

El betacaróteno es un compuesto presente en las frutas y los vegetales que les proporciona el color anaranjado, amarillo o rojizo. Está presente en la remolacha, papaya, fresas arándanos, naranjas, zanahorias, tomate, calabazas, ciruelas, melones, melocotones, etc. Sin embargo, no sólo los vegetales que tienen color naranja, amarillo o rojizo contienen betacaróteno; este compuesto también está presente en otros vegetales como los de hoja verde, como el brécol y la espinaca. Las algas marinas, como la espirulina, también son una buena fuente de betacaróteno.

Betacaróteno y vitamina A

Al ser ingerido el betacaróteno natural es transformado en vitamina A en la mucosa del intestino delgado y se almacena principalmente en el hígado. El betacaróteno también puede ser absorbido y almacenado en el tejido graso sin ser modificado, produciendo una coloración ligeramente amarilla o anaranjada en las palmas de las manos y las plantas de los pies, siendo esta la razón por la cual un exceso en el consumo de betacaróteno es la causa más común de pseudo-ictericia (tinte amarillento cutáneo ajeno a la retención biliar). Es uno de los más potentes antioxidantes que existen, es decir, que retrasa el deterioro de las células y tejidos, manteniéndolos jóvenes y en óptimo funcionamiento. El betacaróteno actúa destruyendo los radicales libres, a diferencia de la vitamina E, que es la encargada de prevenir la aparición de radicales libres. Asimismo ayuda eficazmente a la acción de la vitamina E y es esencial para la regeneración y salud de células y tejidos.

La ingestión de betacaróteno ayuda a:

Proteger los ojos de infecciones y cataratas.
Reducir úlceras en el estómago.
Al ser precursor de la vitamina A, es esencial para mantener en buen estado la visión, piel, mucosas y huesos.
Evitar la sequedad ocular.
Favorecer la producción de los glóbulos blancos.
Prevenir y combatir cáncer debido a que evita que progresen las células cancerosas. Es recomendable para las personas que fuman o padecen problemas pulmonares debido al tabaco, como el EPOC, ya que estas personas tienen una menor cantidad de vitamina A en su organismo.
Mantener la piel fresca, elástica, joven y saludable.
Que el sistema inmunológico funcione adecuadamente.
Es muy beneficioso para proteger la piel de los rayos solares ya que activa la melanina, protección natural contra los rayos nocivos del sol.
Adquirir un bonito color bronceado en la piel.
Prevenir y combatir enfermedades cardiovasculares: al ser un buen alimento para las venas y arterias, las previene del daño oxidativo y elimina el colesterol nocivo de la sangre.

¿Cuáles son las dosis que se deben tomar de betacaróteno?

En niños, jóvenes y adultos lo aconsejable es tomar 500 microgramos al día, lo cual equivale a comer 2 ó 3 piezas de frutas o verduras anaranjadas al día. No te preocupes si rebasas las dosis, ya que no existen efectos secundarios por aumentar el consumo de betacaróteno al eliminarse a través de la orina, lo único que podría suceder es que tu piel se vuelva más anaranjada.
La ventaja de consumir betacaróteno natural en frutas y vegetales en lugar de vitamina A, es que un exceso de vitamina A podrí­a ser potencialmente tóxica, por acumularse en el hígado.
Es importante consumir las frutas y verduras frescas, ya que al cocidas o expuestas al sol para desecarlas pierden sus propiedades.
Si vas a tomar un zumo de zanahoria evita añadir limón pues éste podría contrarrestar el beneficio del betacaroteno en el organismo. El limón se debes tomar aparte.

Licuado rico en betacaróteno:

- Un vaso de zumo de zanahorias fresco (recién hecho)
- Un trozo de brécol fresco muy bien lavado

Licúa todo y tómalo en ayunas o media hora antes de comer.
Evita tomar bebidas azucaradas o de frutas durante las comidas, ya que sus azúcares fermentan los alimentos. Lo más conveniente es tomar la fruta con el estómago vacío y esperar 30 minutos a que se digieran. Puedes darle este zumo a los niños y jóvenes, les ayudara a prevenir enfermedades y a que crezcan saludables y fuertes. También puedes preparar ensaladas frescas de frutas para los niños o darles fruta picada como melón o papaya en vez de caramelos. Recuerda que los mejores hábitos de salud se forman en la infancia.

0 comentarios:

Gracias por comentar