Google+ Apotecarium: Recetas de belleza en tu cocina

domingo, 29 de septiembre de 2013

Recetas de belleza en tu cocina

Cada vez somos más las personas a las que nos gusta cuidarnos con componentes naturales y productos cosméticos que no contengan sustancias químicas como alcoholes, parabenos y siliconas -que son perjudiciales a medio y largo plazo- siempre que nos sea posible. Por ello hoy os propongo estas ideas para cuidados y tratamientos específicos que podemos preparar fácilmente con ingredientes que tenemos habitualmente en la cocina. Son trucos fáciles para el acné, el pelo, las estrías, las bolsas y ojeras y los labios secos.


Hidratar el cabello seco
La mejor receta casera para hidratar y nutrir el cabello seco es aplicar esta mascarilla a base de aceite templado de oliva o de almendras mezclado con una yema de huevo sobre medios y puntas media hora antes de lavarlo, cubrirte la cabeza con un gorro de plástico y una toalla -para concentrar el calor y potenciar su efecto- y dejar que penetre y nutra la fibra capilar.

Después lávatelo dos veces con agua caliente, aclara con agua fría para cerrar la cutícula y utiliza tu acondicionador habitual. También puedes fabricar esta otra mascarilla añadiendo algo de aceite de oliva a un aguacate muy maduro bien machacado, formando una pasta que deberás dejar actuar sobre el cabello durante al menos una hora. Para eliminarla deberás lavarte el cabello como en la receta anterior.

Pelo rizado
Podemos preparar un acondicionador a base de agua, aceite de oliva o almendras y semillas de lino que definirá nuestros rizos sin que pierdan sus aspecto natural, aportándoles brillo y actuando como barrera frente a los agentes externos que provocan el encrespamiento del pelo.

Se prepara en un cazo añadiendo 4 cucharadas soperas de semillas de lino, unas gotas de aceite de oliva o de almendras y 1/2 litro de agua. Llevamos a ebullición, dejamos cocer a fuego lento removiendo la mezcla durante 10 minutos y colamos en un recipiente que guardaremos en el frigorífico cuando se haya enfriado.

Este acondicionador dura aproximadamente 10 días conservándolo en el refrigerador antes de que se ponga rancio. Nos lo debemos aplicar sobre el pelo limpio y mojado después de haberlo desenredado echando pequeñas cantidades sobre la palma de las manos y repartiéndolo sobre el pelo. Y no os preocupéis porque no deja ningún olor extraño, el rizo no queda acartonado ni ensucia la melena.

Hay otra receta para fijar los rizos y que queden como si te hubieras puesto espuma de fijación fuerte. Se prepara batiendo 2 ó 3 claras de huevo (dependiendo de la cantidad y longitud del pelo) a punto de nieve y añadiendo un pellizquito de azúcar. A continuación te lo das sobre el peo mojado repartiéndolo muy bien.

Cabello con poco volumen
Este truco que os cuento a continuación es para casos puntuales porque haciéndolo a menudo puede que resulte dañino para el pelo. Consiste en aplicarte sobre el pelo lavado y mojado 1/2 vaso de refresco de cola mezclado con 1/2 vaso de agua. Lo dejas actuar 2 ó 3 minutos y te aclaras bien el pelo con agua fresca.

Ojeras y bolsas:
Para drenar, reducir las bolsas y atenuar las ojeras nada como el viejo truco de cortar dos rodajas de pepino fresco, recién sacado del frigorífico y tumbarnos con las rodajas puestas sobre los ojos cerrados durante 15 minutos. Más barato y fácil, imposible.

También podemos aprovechar para este mismo fin las bolsas de té tras haber preparado la infusión. Las guardamos en el frigorífico hasta que estén bien frías y realizamos el mismo proceso que con las rodajas de pepino.

Acné y piel grasa
Un truco casero muy eficaz para combatir los granitos es disolver una aspirina en un poco de agua y empapar un algodón en esta disolución, aplicándolo directamente ellos. El ácido salicílico ayuda a eliminar las células muertas y tiene efecto purificante.

Si la producción de grasa cutánea es muy elevada puedes presionar un pañuelo de papel contra el rostro a lo largo del día, sin frotar, para reducir los brillos.

Un tónico limpiador muy eficaz se consigue mezclando 1 litro de agua con 1/2 vaso de vinagre de sidra, que utilizaremos pasando un algodón empapado en la mezcla por las zonas más grasas.

Si no tienes vinagre de manzana, prueba éste otro tónico antiséptico y limpiador que se prepara mezclando a partes iguales zumo de limón y agua de rosas. Se debe usar dos veces al día sobre las zonas más grasas.

Otro truco muy casero contra la piel grasa consiste en aplicar la pulpa de un kaki muy maduro sobre el rostro y dejarlo actuar por lo menos menos media hora (si es más tiempo, mejor) antes de retirarlo con agua fría.

Labios secos y agrietados
Es importante que no te humedezcas los labios con la lengua cuando los sientas secos porque el alivio es sólo temporal, ya que cuando se evapora la saliva los labios quedan aún más secos. Cada noche frotar los labios con un cepillo de dientes viejo o con una toalla, que es menos agresiva, para hacer una suave exfoliación que ayude a eliminar los pellejitos y después aplica sobre ellos vaselina o algún bálsamo específico, como por ejemplo éste que puedes elaborar tú misma.



Codos estropeados
El problema de los codos secos suele ser muy habitual. Para proporcionarles un aspecto terso e hidratado, nada mejor que empezar cuanto antes un programa de exfoliación y de hidratación con aceites o cremas para piel seca, como por ejemplo crema de manos.

Cortamos un limón por la mitad y frotamos con él los codos. El ácido cítrico actúa como exfoliante natural y contribuye a blanquear y aclarar la coloración oscura de esta zona. Después, aplicamos crema hidratante. Comenzarás a comprobar sus resultados a partir de la primera semana, y en un mes notarás cómo la piel de los codos está mucho más suave y tersa.

Antiestrías
Para prevenir y difuminar las estrías podemos preparar esta crema con una zanahoria cocida, 3 cucharadas soperas de aceite de oliva o de almendras y 1 cucharada sopera de miel. Lo ponemos en la batidora y nos lo aplicamos a diario tras la ducha con un masaje hasta que se absorba por las zonas donde queremos prevenir su aparición o atenuar las ya existentes. Si nos sobra algo, lo podermos guardar en el firgorífico para la próxima vez.

0 comentarios:

Gracias por comentar