Google+ Apotecarium: Jabón de nieve para los más peques

sábado, 15 de junio de 2013

Jabón de nieve para los más peques

Esta idea de AlphaMom para fabricar unos jabones de nieve que simulan un paisaje nevado les va a encantar a los peques y van a estar deseando bañarse con ellos, sobre todo si os han ayudado un poquito. También es un regalo estupendo para un babyshower o para un cumpleaños. Eso, sí, tened cuidado de no dejarlo a su alcance pues alguno se lo podía llevar a la boca, por eso os aconsejo hacerlos de colores que no se asocien a comida, como por ejemplo en azul. Se hacen bastante rápido, son fáciles de elaborar y se tarda más o menos lo mismo que en preparar unos helados.
Ingredientes:

- Primero, necesitaremos algunos juguetitos o figuritas muy pequeñitos, lo suficientemente pequeños como para que queoan dentro de los huecos de una cubitera de hielos. Valdrían, por ejemplo, las sorpresas que salen en los roscones pequeños o en los huevos de chocolate. Que elijan vuestros peques los que más les gustan.

- También deberemos tener unos bloques de glicerina sólida de color blanco transparente.

- Colorante para jabones de color azul.

- Si queréis le podéis añadir un poco de glitter o brillitos de color blanco para que parezca nieve.

- Una pastilla de jabón blanco, mejor que no tenga olor a vainilla o a algo dulce, que ya sabemos el peligro que tiene.

- Un cazo o cazuela.

- Un rallador de pan y queso.

- Una cuchara para revolver.

- Una bandeja de plástico o silicona para cubitos de hielo grandes y rectangulares.

- Unas pinzas de depilar.

- 1 palillo para dientes.

En primer lugar vamos a cortar la glicerina dentro del cazo o la cazuela en trocitos de unos 2 centímetros y vamos a rallar la mitad del jabón -o menos si queréis que los jaboncitos queden más transparentes- en la misma cazuela. Lo vamos a poner al fuego muy lento, removiendo de vez en cuando, hasta que se derrita toda la mezcla hasta que esté líquida.

La otra mitad de la pastilla de jabón la rallamos rallamos en otro recipiente aparte. Estas virutas no las vamos a derretir porque las pondremos en los jaboncitos para que simulen el suelo.

Una vez derretida la glicerina, vamos a añadirle dos gotas del colorante azul para que simule el azul del cielo y vamos a echar un poquito de glitter blanco para que parezca que está nevando. Si queréis un color más intenso le podéis añadir alguna gota más de colorante.

Ahora vamos a verter la mezcla de glicerina y jabón derretidos -con cuidado porque estará muy caliente- en los huecos de la cubitera de hielo sin llenarlos del todo -dejando 1 centímetro aproximadamente hasta el borde- para que quede espacio y poder poner unas virutas de jabón y otro poquito más de glicerina que deje "sellado" el jabón de nieve por abajo y no se escapen las virutas.

Introducimos el juquetito o la figurita en medio de cada hueco de la cubitera de forma que quede la parte superior del juquete hacia abajo, con ayuda de unas pinzas y lo empujamos con un palillo. Después cubrimos cada hueco de la cubitera con virutas de jabón, que simulen el suelo y más mezcla de glicerina y jabón derretidos para que forme una película y cada jaboncito forme un bloque compacto. Debemos hacerlo rápido, en menos de 1 minuto porque la glicerina tarda poco en enfriar.

Metemos la banedeja de hielo con los jaboncitos ya hechos en el congelador de nuestro frigorífico durante 30 minutos aproximadamente. Sacamos la bandeja, dejamos reposar otra media hora y ya podemos desmoldar los jaboncitos con cuidado, sacándolos de los huecos de la misma manera que haríamos con los hielos.


Por último, los guardamos en algún recipiente fuera de las manitas infantiles hasta que se vayan a utilizar en el baño o los envolvemos para regalo.

¿A que son una monada estos jaboncitos y da pena usarlos? Seguro que vuestros enanos no van a querer salir de la bañera.

0 comentarios:

Gracias por comentar