Google+ Apotecarium: Terapias naturales con aloe vera

miércoles, 2 de octubre de 2013

Terapias naturales con aloe vera

El aloe vera o sabila cuenta con numerosos beneficios para nuestra salud por eso adquirir esta planta es una de las mejores inversiones que puedes hacer para tu hogar. Adquiere plantas de Aloe que no sean tan jóvenes pues es a partir de los tres años de vida que sus propiedades son ideales.

El aloe es una planta muy fácil de cuidar en el casa, tanto en interior como exterior, necesita poco riego, un poco de sol pero tampoco mucho porque se pone amarillento y tierra con buen drenaje, crece muy bien en macetas de barro y va produciendo plantitas de vez en cuando que podemos regalar o trasplantar a otra maceta.

En principio debemos cortar solamente las hojas de aloe que vayamos a utilizar para que no se marchiten y pierdan sus propiedades. Debemos dejar sin regar la planta como mínimo 5 días antes para que no se diluyan los compuestos beneficiosos que hay en el interior de las hojas.

Cortaremos con un cuchillo bien afilado o con unas tijeras de podar las hojas inferiores siempre, es decir, las más cercanas a la base de la planta, lo más cerca posible del tallo, ya que son las más antiguas y las que más sustancias beneficiosas tienen. A continuación cortamos a lo largo los laterales del tallo para eliminar la parte espinosa y el extremo superior y lo ponemos en remojo en un recipiente con agua durante un rato con la parte que estaba unida al tallo y que acabamos de cortar hacia abajo, cambiando el agua varias veces para que expulse un alcaloide llamado aloína, ya que es tóxico e irritante para la piel.

Cuando veamos que el agua ya no queda amarillenta el tallo habrá eliminado la aloína, lo sacamos del recipiente, lo lavamos bien, tiramos el agua con la aloína y ya podemos cortar el aloe en trozos, pelarlos y extraer la pulpa con una cuchara. Si vamos a utilizar una cantidad pequeña podemos guardar en el congelador del frigorífico el resto de trozos que no hayamos empleado envueltos en film de plástico o en papel de aluminio.

Mascarilla facial contra el acné

- 1 cucharada de pulpa de aloe vera
- 1 cucharada de leche
- 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
- 10 gotas de zumo de limón
- 1 cucharadita de cilantro fresco picado
- 1 cucharada de miel

Retiramos la pulpa de la hoja de aloe vera sobre un recipiente, añadimos los demás ingredientes mezclando bien hasta que se forme una pasta homogénea, nos la aplicamos sobre la cara bien limpia y dejamos actuar entre 20 y 30 minutos. Retiramos con agua fría. Es importante que utilicemos esta mascarilla 3 ó 4 veces a la semana para ver conseguir resultados.

Crema regenerante de aloe vera

- 50 grs. de pulpa de aloe vera
- 50 c.c. de aceite de germen de trigo o de almendras dulces (1/4 de vaso)
- 50 grs. de pepino fresco cortado en trocitos

Extraemos la pulpa y añadimos el aceite y el pepino, lo ponemos en la batidora hasta que forme una crema homogénea y lo guardamos en un frasco o tarro limpio con tapa, conservándolo en el frigorífico. Se mantiene aproximadamente 15 días en buenas condiciones.

Crema antiarrugas de aloe vera

50 grs. de pulpa de aloe vera
50 c.c. de aceite de rosa mosqueta
50 cc de aceite de jojoba
50 cc de cera de abejas para darle consistencia (podemos conseguirla de alguna vela, pero fijáos bien que no sea de parafina, sino de cera).

En un cacito puesto a fuego suave echamos los aceites y la cera de abejas removiendo hasta que la cera se derrita y los ingredientes queden bien mezclados. Retiramos y añadimos la pulpa de aloe volviendo a remover bien la mezcla. Cuando esté fría ya la podemos guardar en un recipiente opaco que proteja la crema de la luz con tapa hermética y conservarla en el frigorífico o en un lugar fresco y oscuro para que el aloe vera no pierda sus propiedades.

Crema antiestrías de aloe vera

Para preparar esta crema antiestrías y elastizante de la piel, además de aloe necesitaremos también aguacate. Cortamos el aguacate por la mitad y retiramos la pulpa con la ayuda de un cuchillo o una cuchara. A continuación, procedemos igual con el aloe vera. En un recipiente mezclamos con la batidora el aguacate con el aloe vera y un chorro de aceite de oliva hasta conseguir una pasta homogénea y ya estará lista la crema. Aplícate esta crema sobre las zonas con estrías con un masaje para que se absorba por las mañana y por las noches.

Jabón de aloe vera

Para elaborar un 1 kg de jabón de aloe vera necesitaremos:

- 110 grs de pulpa de aloe vera
- 110 grs de sosa cáustica en escamas (NaOH)
- 750 grs de aceite de oliva sin usar
- 250 ml de agua
- Aceite esencial de algún aroma que nos guste, por ejemplo, lavanda, verbena, rosas o limón, mandarina, citronella si hemos macerado cáscaras de cítricos(opcional).

Antes de preparar el jabón vamos a dejar macerando en un lugar fresco y oscuro unas cáscaras de naranja y limón bien lavadas en el aceite de oliva durante 3 semanas o 1 mes para que el aceite adquiera aroma a cítricos porque podría ser que el jabón, a pesar de añadirle algún aceite esencial oliese a aceite de oliva.

En primer lugar vertemos el agua en un recipiente de plástico. Añadimos la sosa cáustica despacio y con cuidado, removemos la mezcla con una cuchara de madera de mango largo procurando no respirar sus vapores. Es preferible preparar el jabón en un lugar abierto o con buena ventilación y usar guantes y gafas porque la sosa es muy corrosiva y se calienta mucho en contacto con el agua.

Mientras la mezcla se enfría retiramos la pulpa del aloe con la ayuda de un cuchillo y una cuchara. Batimos en la batidora la pulpa. Añadimos el aceite al que habremos retirado previamente las cáscaras de cítricos al recipiente donde hemos dejado enfriando la sosa y el agua y a continuación vamos a remover con un cucharón o un palo de madera la mezcla siempre en la misma dirección  hasta que notemos que nos queda una consistencia como de mayonesa o nata espesa. Dejamos que enfríe, añadimos el aloe vera y volvemos a remover para mezclar bien todos los ingredientes.

Podemos poner también unas gotas de aceite esencial para conseguir un jabón perfumado. No conviene añadir el aloe y el aceite esencial con la mezcla de sosa y aceite aún caliente porque perderíamos los beneficios del aloe y se evaporaría el aroma de la esencia debido al calor. Cuando la mezcla esté bien uniforme la volcamos en un recipiente ancho y de poca altura que podamos desmoldar fácilmente, por ejemplo un brik de leche al que habremos cortado antes una de las caras más anchas o una bandeja de silicona.

Vamos a dejar que se seque unos 2 ó 3 días y ya podemos desmoldar y cortar el jabón en trozos. Los envolvemos en paños limpios y dejamos reposar de 4 a 6 semanas en un lugar fresco y ventilado para que los jabones endurezcan, terminen el proceso de saponificación y no nos irriten la piel  y ya podemos utilizarlos. Hasta que no pasen 4 semanas desde que preparemos el jabón conviene manipularlo con guantes pues podría ser irritante para la piel al no haberse neutralizado del todo la sosa caústica.

Tratamiento para el cabello

El aloe vera también es un gran remedio de belleza y salud para el cabello y el cuero cabelludo debido a sus propiedades nutritivas y revitalizantes. Además, gracias a sus componentes similares a la queratina aumenta la flexibilidad de nuestro cabello, evitando que se quiebre con facilidad y favoreciendo su salud. Ya sea el jugo o la parte interna de la hoja o pulpa, cualquier parte del aloe nos irá bien no solo para tratar el exceso de caspa y grasa, sino también para ayudar a combatir la caída del cabello y estimular su regeneración y crecimiento.

Retiramos una hoja de la planta, la cortamos longitudinalmente para extraer toda la gelatina de su interior, que servirá como base para nuestra mascarilla capilar. Ponemos el jugo la gelatina en un cuenco o bol y añadimos un poco de agua. Removemos bien con una cuchara para conseguir una mezcla homogéna, lo extendemos por el pelo y el cuero cabelludo y nos damos un masaje dejando actuar durante  30 minutos. Por último, nos enjuagamos el pelo con agua tibia para eliminar los restos. Este tratamiento conviene que lo pongamos en práctica 3 ó 4 veces a la semana.

Si solamente quieres mantener el cabello sano pero no consideras que necesites ningún tratamiento intensivo, puedes añadir el gel de la mitad de una hoja de aloe vera al champú o al acondicionador o mascarilla capilar para favorecer su brillo y suavidad.

Loción de aloe vera para favorecer el crecimiento de las uñas

-1 cucharadita de pulpa de aloe vera
- 3 gotas de aceite de oliva templado

Mezclamos bien ambos ingredientes y aplicamos sobre las uñas con la ayuda de un palito de algodón para oídos.

Tratamiento contra las varices a base de aloe

- 100 cc de vinagre de manzana
- Pulpa de aloe vera
- 1 zanahoria cocida

Cortamos la zanahoria longitudinalmente por la mitad y la troceamos, la dejamos que hierva en agua 15 minutos y la ponemos en la batidora. Añadimos el aloe vera y el vinagre de manzana y batimos hasta que forma una pasta que nos aplicaremos sobre las piernas envolviéndolas a continuación con film de plástico. Nos tumbamos con un cojín o un almohadón bajo las piernas de forma que queden más altas que la cabeza y dejamos que el ungüento actúe entre 1/2 y 1 hora. Después lo retiramos con agua fresca. El vinagre de manzana es un antiinflamatorio natural que también favorece la contracción de las venas inflamadas. Además, ayuda a disminuir los dolores reumáticos. Podemos repetir el tratamiento 3 veces a la semana o cuando suframos dolores.

El jarabe depurativo de Fray Romano

La receta del monje franciscano Fray Romano Zago dicen que es muy depurativa y que ayuda a curar el cáncer, aunque evidentemente siempre hay que contar con la opinión médica especializada antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento para esta enfermedad y avisarle que este jarabe lleva alcohol.

Ingredientes para preparar 1 litro:


- 1/2 kg de hojas de Aloe Vera Barbadensis (Sábila).
- 1/2 kg de miel de abeja, pero tiene que ser totalmente pura, no sirve la que industrial que lleva agua y azúcares añadidos.
- 1 copa de alguna bebida alcohólica de alta graduación y de la mejor calidad posible (whisky, coñac, tequila, aguardiente, vodka, etc.)
- 1 botella de vidrio de 1 litro que no deje pasar la luz a su interior.
- Batidora o licuadora.

Lavamos bien el 1/2 kg de hojas de aloe de una planta que tenga como mínimo 3 años, quitamos las espinas y eliminamos la aloína como os he comentado al principio de esta entrada. Lavamos muy bien los tallos y sin pelar la piel del tallo, lo cortamos en trozos que ponemos en la batidora junto con 1/2 kg de miel y una copa de la bebida alcohólica seleccionada, batimos durante 1 ó 2 minutos hasta que quede líquido. A continuación lo echamos en una botella que no deje pasar la luz para evitar que se degraden sus ingredientes, tapamos bien y guardamos en el frigorífico o en un lugar fresco y oscuro.

Antes de tomar se debe agitar el envase y luego se deberán tomar 3 cucharadas soperas todos los días en ayunas 1 hora antes del desayuno y 15 minutos antes de cada comida, durante 10 días o dos semanas (según el criterio y el estado del paciente). Si queréis más información sobre esta terapia podéis consultar este artículo, que es muy completo, aquí

Jarabe anticelulítico

Este tónico se basa en la receta de Fray Romano. Yo no lo he probado, así que no os puedo decir qué tal funciona.

- 500 gramos de jugo de aloe vera
- 500 gramos de miel pura
- 6 Cucharadas de whisky

Mezclar todos los ingredientes con la batidora e introducir el jarabe en una botella oscura. Guardar en el frigorífico.

Se deben tomar (agitando bien antes la botella) dos cucharadas cada día, una por la mañana y otra por la noche. Dicen que funciona porque el whisky actúa como vasodilatador, favoreciendo que los nutrientes del aloe y la miel lleguen a todas las celulas del cuerpo, depurándolas en profundidad. No obstante, se recomienda llevar una dieta equilibrada y dar un buen paseo a diario para conseguir mejores resultados.

0 comentarios:

Gracias por comentar