Google+ Apotecarium: Soluciones de limpieza en la cocina

jueves, 30 de mayo de 2013

Soluciones de limpieza en la cocina

Hola, hoy os propongo unas cuantas ideas sencillas y caseras que nos van a ayudar en nuestra lucha diaria por tener la cocina limpia y libre de grasa.
El bicarbonato sirve para quitar la grasa que se queda pegada en la cocina, el horno, la vajilla y demás utensilios culinarios. Mezclamos en un bol un poco de bicarbonato con agua  hasta obtener una pasta espesa que aplicaremos sobre la superficie a tratar durante media hora. Después, se pasa el estropajo por la parte que no raya y aclaramos con agua fría.


Si se nos ha quedado pegada la comida en una cacerola, olla o sartén, vamos a cubrir el fondo de ese recipiente con posos de café y a continuación frotamos sin añadir nada de agua y sin mojar el estropajo. Mejor si lo hacéis con guantes para evitar que se introduzcan los posos de café en las uñas.

Para preparar un limpiador para toda la cocina, incluidos los muebles, mezclaremos una cucharada grande de bicarbonato con media taza de vinagre en un litro de agua. Otro limpiador muy eficaz es poner un chorrito de amoniaco en una botella de spray, unas gotas de detergente lavavajillas y terminar de rellenarlo con agua caliente, ya veréis que se come la grasa que da gusto. 

Si además de grasa la sartén ha cogido olor a pescado frito, llénala las 3/4 partes con agua y un chorro de vinagre blanco de vino y el olor desaparecerá. Para eliminar la grasa imposible de un plato u otro recipiente: puedes dejarlo en el frigorífico hasta que la grasa se enfríe y forme una capa dura que podrás retirar fácilmente.

Si queréis que los azulejos y la plaqueta del suelo recuperen su brillo original, nada mejor que echar un chorro de vinadre en un barreño o un cubo con agua y pasar el mocho fregona o la esponja con esta mezcla. Es un consejo de profesionales soladores.

 Otro producto casero muy eficaz y barato para limpiar los cristales es el vinagre. El sistema es el mismo: un chorrito de vinagre en un frasco pulverizador, se termina de llenar con agua. Vuestros cristales quedarán deslumbrantes. Si prefería otro método, papel de periódico humedecido en agua y ya veréis qué resultados más espectaculares.

0 comentarios:

Gracias por comentar